martes, 21 de abril de 2009

Del barranco del Bullones a la Hoz del Gallo: epílogo

Esta primavera llovedora le ha sentado bien al cauce del Bullones (3 sobre 5 en escala de dificultad para el paso de torrentes: cruces múltiples en mojado hasta un poco por encima de la rodilla, sin peligro de ser arrastrados por la corriente).

video


En el tramo más conflictivo se añaden dificultades derivadas del lodo resbaladizo y alguna aliaga en la orilla (escala de maleza de 1 sobre 5: maleza ligera que requiere el uso ocasional de las manos, sin riesgo de pérdidas importantes de sangre por arañazos o cortes. No es necesario reptar o usar armadura de cuerpo entero ni ayudas artificiales como hoz o machete, sierra mecánica, bulldozer o agentes incineradores).

video


En otros tramos, alguno ni siquiera se remanga el pantalón, como si viniera de comprar el pan.

video


Pero en realidad viene de repartir sandalias, ya que siempre hay olvidadizos (hoy, un 4 % exactamente). Bienaventurado el que calza al descalzo…

video


... y también todos aquellos que participan en las excursiones a pesar del clima incierto (la gran mayoría). Y que soportan con humor los cambios de tiempo, aunque sean 4 ó 5 en un rato, incluyendo 2 granizadas pequeñas.

video


Al final nos merecíamos un final como el de la Hoz del Gallo, y unas posaderas (4, frente a un único posadero) tan dispuestas como las de Corduente, ¿eh, Sr. Neru?...




martes, 14 de abril de 2009

Travesía de las Frondellas 2008 II Parte

Segunda parte del recorrido circular con salida en el embalse de La Sarra, subida por Respomuso hasta la aguja Cadier y continuación por la cresta de las Frondellas para descender por los ibones y barranco de Arriel.

Nos encontramos en la cima de la Aguja Cadier –Pico Anónimo antes de recibir este nombre-, pitón rocoso de base cónica y cima afilada que remata por el norte la cresta de las Frondellas al borde de la brecha Latour, que la separa del gigante Balaitús. Nos proponemos seguir por la cresta de los picos de la Frondella, pasando sucesivamente por la Norte, Principal y Central, para descender por la cuenca de los ibones de Arriel. Dejamos para otra ocasión la cima de la Frondella Occidental o SW, separada por un tramo de cresta más complicado.


Este es el barranco de Respomuso, por donde hemos subido, con el pico Cristales en primer término. Por detrás de él la Pequeña y la Gran Facha forman un amplio collado en forma de `V’ que permite ver, en un plano más alejado la silueta bicéfala de Vignemale y Clot de la Hount, con el pico de Cerbillona ligeramente más separado a su derecha.

Hacia el lado opuesto, la arista Wallon, a la izquierda en la foto, dirigida hacia el pico de Arriel, divide en dos el circo de Arriel. Esta es la parte superior del circo, con los dos ibones más altos (el más pequeño es el Ibón Helado). La depresión en forma de silla de montar formada en la parte inferior de la cresta es el collado Wallon. Por él o bien siguiendo el curso de los ibones, pasa la ruta hacia la Gran Diagonal del Balaitús, que cruzaría de lado a lado por debajo de todos estos neveros.

Pero nosotros tenemos que bajar a la parte inferior del circo, al otro lado de la arista Wallon, para lo cual tenemos que seguir por la cresta de las Frondellas. La arista parte de la Frondella Central, que es pico redondeado que se encuentra a la derecha de la foto. La que tenemos enfrente es la Frondella Norte, cuya ascensión por el filo de la cresta se vería muy dificultada por esas visibles placas de roca lisa.


Por ello deberemos rodear la cima por el terreno menos vertical que da hacia la vertiente de Respomuso, y subir tras una fácil trepada por el otro lado.
Una vez en la cima, tenemos por detrás muy cerca y un poco más alto, el pico de la Frondella (el principal), del que nos separa un terreno de bloques intermedios en el que ya no hay depresiones relevantes...


… Por lo que rápidamente llegamos a la tercera cima del día y la más elevada, decorada con un piolet martillo corto de color rojo y un buzón en forma de lata de metal. Al fondo, el Midi d’Ossau.

De la Frondella principal parte vertiginosamente camino de Respomuso la arista de Le Bondidier. A la derecha de esta arista podríamos encontrar un itinerario (señalado con un gran mojón) que nos permitiría bajar sin grandes dificultades hacia esta vertiente.

Un poco más hacia la izquierda (NE), componemos esta panorámica desde el Balaitús hasta el pico Cristales pasando -con la imaginación- por las crestas de Costillerou y del Diablo.

Pero sigamos nuestro camino, que durante un rato puede hacerse prácticamente con las manos en los bolsillos. En la parte más cercana del relieve tabular que vemos enfrente e encuentra la cima de la Frondella Central. En la parte de más allá del nevero hay otro gran mojón que no indica en este caso una cumbre sino el punto donde debemos empezar a perder altura por la derecha hacia los ibones inferiores de Arriel, ya que como adivinamos por la imagen, en tramo de cresta hasta la Frondella SW se complica bastante.

Desde la suave depresión previa a la Frondella Central, volvemos la vista atrás para reconocer nuestras recientes conquistas. Con esta luz, la Aguja Cadier queda casi camuflada en la gran pared SE del Balaitús situada detrás.

Vista de arista Wallon desde su origen en la Frondella Central y la fragmentada cuenca de los ibones inferiores y superiores de Arriel…

Hacia donde tenemos que empezar a bajar una vez rebasada la arista, cosa que empezamos a hacer aquí con el pico de Pallas, otro ilustre ‘cuasitresmil’ como mudo testigo.

El punto clave en el abandono del cresterío es esta cornisa inclinada situada junto al entronque de la cresta principal con la arista Wallon.

Vista desde arriba, nos tienta la idea de recorrer la base de la muralla para volver a ascender y subir a la Frondella SW, pero tras dirigirnos a ella comprobamos que tendríamos que calzarnos los crampones para atravesar por su parte más alta los neveros del fondo, por lo que lo dejamos para otra ocasión.

Todavía nos queda un largo descenso por terreno incómodo, salvando varios neveros y escalones rocosos con esa desagradable sensación de que, entre los diferentes itinerarios posibles, no hemos acabado de acertar con el mejor…

Durante el descenso, nos hemos mantenido no muy lejos de la arista Wallon. Desde aquí tenemos que descender oblicuamente esa última barranquera que queda inmediatamente después de la banda verde y seguir la senda ya mejor marcada en dirección al punto de estrechamiento entre estos ibones inferiores. Si apuntamos más a la derecha terminaríamos en un acantilado o teniendo que cruzar a nado el ibón.

Otra vista atrás –o adelante si estuvieramos subiendo-, hacia la arista Wallon con su remate en la Frondella Central.

Antes de alcanzar la senda junto a los lagos, todavía nos queda un paso cuidadoso en una zona umbría que puede plantear problemas si estuviera mojada o con un poco de nieve.

Última foto desde el portal de la cuenca lacustre con el Balaitús al fondo antes de abandonarla.

Y es que ya estamos aquí.

Mirando ya hacia abajo tenemos, por detrás del espolón herboso que baja de la Frondella SW, esta inusual perspectiva de las dos guardianas del Valle de Tena: Peña Foratata ‘de espaldas’ y Telera al fondo con su característico collado cuadrado de Cobachirizas o Cachibirizas a su izquierda.

Vista atrás del barranco de Arriel. La senda discurría por el margen derecho del torrente hasta que lo hemos cruzado hace poco por debajo de un salto de agua.

Muy cerca de enlazar con el camino de subida, con el Paso del Oso al fondo...

… donde llegamos poco después.

Reflejos espumosos en el curso del Aguas Limpias muy cerca ya de La Sarra. Nos recuerdan los del líquido elemento que podremos encontrar enseguida en el chiringuito que funciona en verano junto a la cola del embalse.

Y es que llevamos ya casi 11 horas de marcha y empezamos a tener alguna alucinación…